Mensaje de Bienvenida del Presidente

El cáncer de piel ha alcanzado niveles de epidemia en todo el mundo. Es el tipo de cáncer más común de todos y se diagnostican más de 13 millones de casos cada año en el mundo. Uno de cada tres cánceres que se diagnostican es un cáncer de piel y, cada año, fallecen en el mundo hasta 65.161 personas por causa de esta enfermedad. Las personas de ascendencia hispana no están exentas de riesgo.

De hecho, los índices de cáncer de piel entre la población hispana se han disparado. Una reciente investigación revela que, durante las dos últimas décadas, la incidencia del melanoma entre los hispanos se ha disparado casi el 20% y esto, solo, en Estados Unidos. El hecho de no hacer uso de técnicas de seguridad (tales como resguardarse a la sombra, llevar ropa protectora y usar crema de protección solar) podría haber contribuido a este rápido incremento del melanoma y de otros cánceres de piel entre la población hispana.

Otra razón que explicaría esta infrautilización de las estrategias de protección solar podría ser la extendida y equivocada creencia de que las personas que tienen una piel más oscura no corren riesgo de sufrir un cáncer de piel, según una reciente encuesta realizada por L´Oreal Paris. Otros estudios apuntan a la falta de campañas educativas entre los hispanos y a que es necesario que sus dermatólogos y facultativos de medicina general les trasladen los riesgos de contraer un cáncer de piel. Los autores de un estudio publicado en junio de 2013 en JAMA Dermatology aseguraron que sus hallazgos pusieron de manifiesto “la importancia de desarrollar intervenciones a medida y apropiadas a nivel cultural a fin de reducir el riesgo de cáncer de piel que corre la población hispana.” Estos estudios concluyeron, todos ellos, que aumentar el nivel de concienciación entre los hispanos salva vidas. Materiales sensibles a nivel cultural, intervenciones a medida y sólidos mensajes de salud pública son formas de combatir la creciente epidemia de cáncer de piel que sufre la población hispana.

Para empeorar las cosas para los hispanos, los que sufren melanomas tienen peores índices de supervivencia que aquellos que no son de ascendencia hispana, a menudo porque son diagnosticados tardíamente. Otro estudio, publicado también en JAMA Dermatology, aseguró que los diagnósticos iniciales de melanoma fueron de fase tardía en el 16% de los pacientes de raza blanca, un número que se dispara hasta el 26% en la población hispanos.Esta tendencia hacia diagnósticos más tardíos entre la población hispana refuerza la necesidad de una mayor formación y concienciación en torno al cáncer de piel.

Estos hallazgos subrayan la necesidad de usar protección solar durante todo el año, de hacerse auto-exploraciones de la piel y de acudir, con regularidad, al dermatólogo, con independenica de la etnia a la que se pertenezca o del tono de piel que se tenga. The Skin Cancer Foundation está determinada a dar eduación y técnicas que permitan reducir la incidencia del cáncer de piel y fomentar comportamientos solares seguros en todas las poblaciones del mundo. Visite nuestras Guías de Prevención para tener más información sobre estrategias solares seguras.